Los 4 mitos más comunes que escucho en mi práctica

¿Tú que opinas?

1. La avena NO engorda: La avena es un carbohidrato ideal, sobre todo cuando es avena entera o integral. Es alta en fibra por lo que promueve la actividad intestinal, contiene un aminoácido llamado metionina, el cuál es útil para bajar los niveles de colesterol en la sangre.  Se digiere lentamente. Estoy ayuda a que no acumules grasa en el cuerpo. Es recomendada para gente con diabetes, con sobre peso, para deportistas, mujeres embarazadas o amamantando, para niños… para todos!

Cualquier harina refinada engorda más que la avena, porque favorecen la acumulación de grasa en el organismo. La avena no.

La porción recomendada al día, en promedio es el puño lleno de tu mano en crudo. Si eres deportista hasta 3, si estás embarazada o amamantando hasta 2.

Comer cereal de caja engorda (aunque tenga menos calorías). Comer avena entera no.

2. La Yema del huevo: El hecho de que la yema de huevo eleva el colesterol en la sangre es un tema que sigue en debate, sin embargo varios estudios han llegado a la conclusión de que el colesterol que se ingere por medio del alimento no eleva el colesterol malo, sino principalmente el abuso en el consumo de grasas saturadas y trans.

Lo que sí es un hecho es que el huevo posee grasas poli y monoinsaturadas que benefician nuestro corazón y nuestras arterias colaborando en disminuir el colesterol malo (LDL) y elevando el bueno (HDL).

Todo se trata de encontrar un justo medio.

El abuso en el consumo de carnes rojas, comer margarina, fritangas, manteca de cerdo o vegetal,  sí eleva el colesterol. La yema, es lo de menos.

3. Frutas que engordan y frutas que queman grasa: No existen recetas mágicas, sólo equilibrio.

El hecho de que algunas frutas contengan mayor cantidad de azúcar no significa que necesariamente engorden más. Podría ser que un jugo de naranja te engorde más que comer un plátano o un mango, debido a que el jugo no tiene fibra y esto te llevará a secretar de golpe la insulina, hormona encargada de almacenar grasa en el cuerpo (entre otras funciones).

La toronja es astringente, sí, pero no quiere decir que queme grasa. La única manera de quemar grasa es comiendo mejor:  menos azúcar, menos harina refinada, grasas saturadas y trans. La grasa se quema con ejercicio regular, y con un adecuado consumo de vegetales.

El platano y el mango engordan mucho menos que un paquete de galletas oreo, y son mucho más benéficos para el organismo que los alimentos light o 0 calorías.

4. Metabolismo Rápido: Si comparamos el cuerpo humano con un automovil: Un auto con metabolismo rápido tendría menos rendimiento de combustible por km recorrido, lo que significa que sería menos eficiente y tendría un mayor desgaste.

Un cuerpo con un metabolismo rápido envejece más rápido y se desgasta más. Querer acelerar a toda costa el metabolismo puede llevar a desajustes en las funciones vitales y envejecimiento acelerado.

Olvida la obsesión por acelerar el metabolismo. Mejor haz más ejercicio y come más vegetales.

 

 

 

4 Carbohidratos Ideales para tener energía y no acumular Grasa

 

No todos los Carbohidratos son iguales.

Las harinas o cereales refinados, tienen  en el cuerpo el mismo efecto químico y hormonal que el azúcar refinada, y una importante falta de nutrientes.

Carbohidatos ideales son los que tienen mayor densidad de nutrientes y fibra.

Aquí te digo por qué son estos mis 4 favoritos:
Quinoa:
Es un carbohidrato ideal, es un alimento con un gran equilibrio entre proteina, carbohidrato y grasas. La quinoa es una gran fuente de energía. Al ser un carbohidrato complejo que se digiere lentamente sin almacenar grasa en el organismo. Además contiene los 8 aminoácidos esenciales que tienen las proteinas de origen animal y es rica en Omega 3. Es ideal para vegetarianos, para deportistas, niños, mujeres embarazadas y amamantando.

Avena entera:
La que se cuece en 5 minutos no es entera, hay que buscarla que diga entera o integral, es más gruesa y menos blanca que la instantanea.

Este carbohidrato es una excelente fuente de las vitaminas del complejo B, vitamina A, E y D. Es rica en calcio, hierro y zinc. La avena es un alimento ideal para diabéticos o personas con azúcar alta en sangre, el zinc y la fibra ayudan a regular los niveles de insulina en sangre.

Camote Amarillo:

El camote amarillo es uno de los tubérculos más nutritivos. Es muy rico en betacarotenos, fibra y vitamina C, ácido fólico, potasio, calcio, fósforo, magnesio. Es una buena fuente de energía duradera.

Ayuda a la digestión y a la depuración del organismo porque es astringente. Ayuda a controlar niveles de azúcar en sangre.

Leguminosas:

Frijol, lenteja, garbanzo, aluvia. Contienen grandes cantidades de hiero, fibra y vitaminas del grupo B. Calcio, el hierro, el magnesio y el zinc, y entre las vitaminas, la niacina y el ácido fólico, especialmente en los garbanzos, y la vitamina B6 en lentejas y alubias.

Son muy energéticas y ayudan a reducir los niveles de colesterol LDL, también conocido como colesterol “malo”.